Del gr. ἔξω, y esqueleto. m. Zool.

Tegumento endurecido y rígido por la acumulación de sustancias calcáreas o materias quitinosas o por la calcificación de la dermis, que recubre como concha, caparazón o escamas el cuerpo de los invertebrados y vertebrados como peces, reptiles, etc. los artrópodos cambian su exoesqueleto mediante mudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.