Es un trastorno ocular caracterizado por la presencia de un globo ocular hinchado y pulsátil, a causa de un aneurisma arteriovenoso que afecta a la arteria carótida interna y al seno cavernoso de la órbita.