Del gr. ἔξω, y -geno, f. pl. Bot.

Así llamó De Candolle a las dicotiledóneas, porque los vasos se disponen de manera sensiblemente concéntrica en torno a un estuche celular, colocados de manera que los más antiguos se hallan en el centro y los más jóvenes en la circunferencia, de lo cual se sigue que la planta va endureciéndose desde dentro hacia fuera (Théorie élém. de la bot., 1813): este término, que se opone a endógenas, cayó en desuso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.