Med.

Se aplica a la cantidad de frío corporal, además del provocado por una temperatura ambiental fría, por la exposición a corrientes de aire. Se expresa en grados Celsius o Fahrenheit como la temperatura efectiva que siente una persona al ser expuesta al frío. Dado que los factores de frío del aire se basan en la exposición de la piel seca a corrientes de aire frío, el flujo de aire a la misma velocidad sobre una superficie cutánea mojada puede ocasionar una pérdida adicional de calor corporal y, por tanto, un factor de frío del aire más elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.