Med.

Se aplica a cualquiera de los factores hereditarios, de estilo de vida y factores ambientales que aumentan la probabilidad de desarrollar una enfermedad cardíaca.