Rodear o envolver, a una persona o cosa, con faja; poner el fajero, a un niño. En medicina, la aplicación de tiras superpuestas de esparadrapo a una extremidad o zona del cuerpo para ejercer presión y mantener una estructura en su lugar; se utiliza en el tratamiento de distensión, esguince, luxación y determinadas fracturas.