Del lat. facĭes, f. Med

Tejido conjuntivo fibroso, blanco y duro que puede hallarse a nivel superficial o profundo. La superficial es grasa, se halla debajo de la piel y forma un revestimiento que separa la piel de la que es profunda, que envaina los músculos, vasos sanguíneos, los nervios y órganos, aportando protección y sostén. Contiene tejido elástico denso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.