Del lat. facĭes, f. Med

Tejido conjuntivo fibroso, blanco y duro que puede hallarse a nivel superficial o profundo. La superficial es grasa, se halla debajo de la piel y forma un revestimiento que separa la piel de la que es profunda, que envaina los músculos, vasos sanguíneos, los nervios y órganos, aportando protección y sostén. Contiene tejido elástico denso.