Del lat. fascicŭlus, f. Med.

Contracción involuntaria y anárquica de de fibras musculares aisladas, que no llegan a originar un movimiento y pueden, a veces, observarse bajo la piel. Están presentes en ciertas afecciones del sistema nervioso.