Del lat. fatālis, adj. Med. Der.

Que es absolutamente inevitable, que debe suceder; determinado por el hado o destino. En medicina, enfermedad, accidente, etc., que causa la muerte. En derecho, se aplica al plazo que no se puede prorrogar.