El estado en el que un músculo pierde la capacidad de contraerse como consecuencia de la hiperactividad. Suele ser un período tras la estimulación, durante el cual el músculo no responde a un segundo estímulo.