De fertilizar, f. Biol.

Acción y efecto de fertilizar; unión de los gametos masculinos y femeninos (células reproductoras) durante el proceso de reproducción sexual para formar un cigoto. Incluye la fusión de los gametos a nivel del núcleo (cariogamia) y del citoplasma (plasmogamia). Como cada gameto contiene sólo la mitad del número correcto de cromosomas, y la consiguiente formación del cigoto, deriva de una célula con el número correcto de cromosomas. En los animales, el proceso afecta a la fusión del núcleo de un espermatozoide y un óvulo. En muchos animales acuáticos, por ejemplo los peces, esto tiene lugar en el agua que les rodea, en la que se derraman los gametos. En muchos animales terrestres, como los insectos y muchos mamíferos, tiene lugar dentro del cuerpo de la hembra, en el que el macho introduce el esperma. En las plantas con flor, tras la polinización, los granos de polen producen un tubo del polen que crece hasta llegar al órgano reproductor femenino (carpelo), donde se fusionan los gametos. En la autofertilización, los gametos masculino y femenino derivan del mismo individuo. Entre las plantas (autogamia) es común entre muchas especies cultivadas, como son el trigo y la avena. Sin embargo es una forma de intracruzamiento, y no conlleva la mezcla del material genético, y la descendencia pude perder vigor y resultar menos fuerte que la que resulta del entrecruzamiento. En el entrecruzamiento de la fertilización cruzada, alogamia en las plantas, los gametos derivan de diferentes individuos. En las plantas, el polen viene de otra flor, pero puede ser de la misma o de otra planta.

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.