Se define como la formación de tejido cicatricial en el tejido conjuntivo de los pulmones como secuela de cualquier inflamación o irritación provocada por tuberculosis, bronconeumonía o neumoconiosis: se puede complicar a infarto pulmonar, absceso o bronquiectasia.