Del neol. lat. phycostema, m. Bot.

Así llamó Turpin al disco, y luego a los apéndices, generalmente petaloides, que rodean el ovario de ciertas plantas: Aquilegia, Eupomatia (Diz. Bilancioni).