Del lat. fidelitas, atis, der. de fidelis; fr. fidelité; al. gesellschaftstreue, f. Electrón. Bot.

Calidad o cualidad de fiel. Se aplica a la lealtad, observancia de la fe que alguien debe a otra persona. En electrónica, la reproducción exacta, a la salida de un sistema electrónico, de la señal de entrada del mismo; reproducción de sonidos con excelente calidad: alta fidelidad. En geobotánica, la limitación de presencia en las componentes sineciales. Esta limitación puede referirse a la sinecia misma, al medio estacional o al medio geográfico; de donde resultan respectivamente tras clases de fidelidad: social, ecológica y geográfica. El componente sinecial cuya fidelidad social ofrece especial interés, el el florístico. Pero la sinecia de referencia puede considerarse como formación o como asociación. De donde resultan dos aspectos distintos de la fidelidad social: fidelidad a la formación y fidelidad a la asociación. Por el pirmer concepto Drude dividió, en 1913, las plantas en tres categorías: homalocórico, alocórico y heterocórico. El segundo concepto, el relativo a la asociación, es el único a que Braun-Blanquet aplica (desde 1918) la denominación de fidelidad, siendo uno de los esenciales de su metódica (HV.). En fitosociología, la limitación de la existencia de una estirpe a una comunidad determinada. Con arreglo a su grado de fidelidad social, la especie que entran en una comunidad de la categoría que sea (asociación, alianza, orden, etc.) se pueden dividir en características; especies de fidelidad elevada, confinadas de un modo más o menos estricto a la comunidad de que se trate; acompañantes: especies que prosperan en la comunidad en cuestión de modo análogo a como lo hacen en otras distintas; y accidentales: plantas que se hallan sólo raramente o se desarrollan con vitalidad reducida y tienen su óptimo en otras comunidades. Se comprende fácilmente el interés que presenta el conocimiento del grado de correlación existente entre la distribución de una estirpe y la de las distintas comunidades vegetales. En particular las especies características son de muy elevado valor para el reconocimiento de las comunidades de que forman parte. La consideración de la fidelidad social de las especies es una de las bases en que se apoya la ingente labor de reconocimiento y sistematización de las comunidades vegetales europeas que han llevado a cabo durante los últimos años los fitosociólogos de la llamada escuela de Zurich-Montpeller (O. de B.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.