Se aplica a la fiebre no asociada con infección. Los traumatismos mecánicos, como los que tienen lugar en las lesiones por aplastamiento, pueden ser motivo de fiebre aunque no participen microorganismos patógenos.