Es una forma de paludismo en la que los paroxismos de fiebre se producen según un patrón repetitivo de 2 días consecutivos seguidos de 1 día de remisión. Esto suele deberse a la infección concurrente por dos especies del género Plasmodium, de las que una causa los paroxismos cada 72 horas y la otra cada 48 horas.