Med.

El proceso febril temporal, leve, que se produce en el lactante durante los primeros días que siguen a su nacimiento, por lo normal a causa de deshidratación.