Med.

La fiebre que durante su curso presenta alternativa de aumento y disminución en su intensidad. Se aplica a las variaciones diurnas de una temperatura elevada con exacerbaciones y remisiones, pero sin volver nunca a la normalidad.