Med.

La elevación de la temperatura corporal asociada a infección pro microorganismos patógenos o como respuesta a una toxina secretada por un microorganismo.