Med. y Psicol.

La fiebre que se junta con una pérdida repentina del conocimiento y de la sensibilidad, es decir, con el síncope.