Med.

La elevación de la temperatura corporal producida por un traumatismo mecánico, especialmente por la lesión por aplastamiento. El aumento de la temperatura corporal puede reforzar la resistencia a la infección subsiguiente y el aumento de la temperatura de la herida puede acelerar la curación local.