Med.

El método de fijación de fragmentos en una fractura ósea por medio de agujas unidas al hueso y que atraviesan la piel.