Med.

El conducto anormal entre un órgano o estructura interna y la superficie cutánea del cuerpo.