Del lat. flexibilĭtas, -ātis, f. Filos. y Psicol. Med. y Dep.

Calidad o cualidad de flexible. En filosofía y psicología, la facilidad para adaptarse a la circunstancia o a la opinión de otra persona: disposición del ánimo a ceder y acomodarse fácilmente a un dictamen. En medicina y ciencia del deporte, la capacidad para mover armónicamente una articulación en toda su amplitud cinética (flexibilidad articular). La flexibilidad está determinada por la naturaleza de la estructura articular, el estado del ligamento y la fascia que rodea la articulación, y por la extensibilidad del músculo: la flexibilidad también puede estar limitada por la piel. Es principal componente de la condición física y se cree que es importante para gozar de una salud óptima. El ejercicio de flexibilidad se prescribe para aliviar la dismenorrea, la tensión neuromuscular general y la lumbalgia. No obstante, el deportista que se centra en el ejercicio de flexibilidad a expensas del entrenamiento de la fuerza tal vez reduzca su estabilidad articular y aumente el riesgo de sufrir luxación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.