Del lat. fluĭdus, adj. Biol. Bot. Fís. Electr. y Electrón. Econ. Ling.

Dícese del cuerpo cuyas moléculas cambian con facilidad su posición relativa: que fluye. En biología, cada agente hipotético que admitía algún fisiólogo; por ejemplo, el fluido nervioso y el magnético animal: cierto agente hipotético considerado causa de determinado fenómeno. En botánica, empleado en la expresión fluido espermático, aclarada en aura. En física, la sustancia cuyas moléculas presenta gran movilidad y se desplazan libremente debido a la poca cohesión existente entre ellas: el fluido (es decir, el líquido y el gas) adopta la forma del recipiente que lo contiene. El fluido es una denominación común al líquido y gas que tiene la propiedad de presentar, especialmente cuando está en reposo, cualidad que deriva de la facilidad con que sus moléculas pueden moverse unas con respecto a otras: que tiene consistencia blanda y fluye, corre o adapta su forma con facilidad. En electricidad y electrónica, la cantidad de electricidad que fluye por un conductor en la unidad de tiempo, es decir, la corriente eléctrica o fluido eléctrico: flujo de carga eléctrica a través de un conductor. En economía, factor económico fácil de manejar. Hablando de una situación o momento político, social, diplomático, etc., inseguro, inconsistente, incierto, dudoso. En lingüística, se aplica al lenguaje o el estilo sencillo, claro y bien estructurado: el lenguaje o estilo corriente y fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.