Del lat. fluxus, m. Fís. Quím. Fisiol. y Pat. Bot. Med. y Psicol.

Acción y efecto de fluir. En física, el paso de una determinada cantidad física o magnitud física a través de una superficie: movimiento del fluido. En química, la sustancia que se mezcla con otra para facilitar la fusión de esta (fundente): que facilita la fusión. En fisiología y patología, el derrame al exterior de un líquido o secreción, normal o patológico, especialmente, cuando es abundante: secreción orgánica, normal o patológico. En fitopatología, el síntoma de alguna bacteriosis, que se manifiesta por la exudación de materia mucosa o gomosa; por ejemplo, el flujo mucoso blanco del roble, sauce y chopo; el flujo mucoso pardo del manzano, castaño de Indias, etc.; y cierta gomosis o flujo gomoso del frutal con hueso (J. Del C.). En medicina y psicología, el estado psicológico del bienestar externo que a veces se experimenta durante la ejecución de una actividad: movimiento de ascenso de la marea, opuesto al de reflujo o descenso. La persona que experimenta este flujo siente un gran placer y satisfacción con su actuación. La experiencia subjetiva de la ejecución de una tarea es la primera recompensa más que el resultado o la puntuación. El flujo se parece al pico de rendimiento, pero tiende a ser de naturaleza más voluntaria: se cree que el flujo se produce cuando existe un equilibrio perfecto entre la demanda de una tarea y el grado de destreza del deportista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.