El compuesto cristalino, NaF. El fluoruro sódico es muy tóxico, pero en pequeña cantidad (menos de una parte por millón) se utiliza para fluorar el agua con el fin de prevenir la caída de los dientes, debido a su capacidad para reemplazar grupo OH por grupo F en el esmalte del diente.