Del lat. focus, m. Bot. Fís. Ópt. Geom. Med. y Pat. Filos. y Psicol.

Punto donde está concentrada una cosa y desde donde se propaga e influye. En botánica, se emplea en la expresión foco amilógeno: en ciertas algas, el conjunto de gránulos de almidón que se acumula en torno al pirenoide. En física, el punto donde se reúne el rayo luminoso o rayo calorífico reflejado por un espejo cóncavo o refractado por una lente (punto focal); punto, aparato o reflector de donde parte un haz de rayo luminoso o rayo calorífero. En óptica, el punto en el que converge el rayo refractado, o su prolongación, cuando el rayo incidente es paralelo al eje óptico. En electricidad, la lámpara eléctrica, generalmente dirigible, que emite una luz muy intensa o potente y concentrada hacia un punto o dirección: faro, linterna, bombilla, etc. En geometría, el punto situado en el plano y fuera de la curva de una cónica u otra curva plana, de modo que la distancia a todo punto de la misma puede expresarse mediante una ecuación. En medicina y patología, el centro donde está localizado y desde donde se propaga un proceso morboso, una infección o una epidemia. En filosofía y psicología, el lugar real o lugar imaginario en que está como reconcentrado algo con toda su fuerza y eficacia, y desde el cual se propaga o ejerce influencia. El foco es el grado en que una persona integra distintos factor y lo emplea simultáneamente para construir un cuadro más completo y equilibrado de su mundo interno y externo (modalidad de atención).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.