Ardiente, demasiado vivo. Que pone entusiasmo, ímpetu o pasión.