Para Kant, el factor que ordena y unifica la pluralidad de la apariencia que nos transmite el sentido.