Med. Gen.

La forma atípica o incompleta de una enfermedad, o enfermedad que se interrumpe espontáneamente antes de que haya seguido su curso normal. En genética, el trastorno hereditario en el que existe una expresión mínima de un rasgo anormal.