Med.

El retorno lento de la piel a su posición normal después de ser pellizcada, un signo de deshidratación, envejecimiento o de ambos.