La sal sódica del ácido ortofosfórico que se usa, sola o en combinación con otros fosfatos por vía intravenosa, en la reposición de electrólitos; por vía oral o rectal como laxante, y, por vía oral, como acidificante de la orina y en la prevención del desarrollo de cálculos renales.