En botánica, nastia provocada por la acción de la luz, como la que resulta de abrirse las flores de muchas plantas así que empieza a amanecer o en pleno día, y otras, en cambio, sólo a la caída de la tarde, durante las horas crepusculares o ya bien entrada la noche. Las flores de Nymphaea pertenecen al primer tipo; las de Victoria regia y las de no pocas especies de Nicotiana, al segundo. En no pocos casos es difícil dilucidar si se trata de un fenómeno puramente fotonástico o si es más complejo, por consiguiente, nictinástico.