El tratamiento de la hiperbilirrubinemia y de la ictericia del recién nacido que implica la exposición de la piel desnuda del niño a luz fluorescente intensa; el espectro azul de la luz acelera la excreción de bilirrubina en la piel, descomponiéndola por fotooxidación.