Med.

El fracaso grave y habitualmente rápido de las funciones físicas y mentales, con resultado de muerte.