Med.

Se dice de la fractura ósea no complicada en la que el hueso no rompe la piel.