Se aplica a cualquier fractura producida por la fragilidad de un determinado hueso como resultado de una enfermedad debilitante.