Med.

la fractura causada indirectamente al incurvarse una extremidad, como el pie o el primer dedo del mismo.