Med.

La fractura ósea en la cual varios fragmentos óseos grandes se separan del cuerpo principal del hueso fracturado. Los extremos de dichos fragmentos pueden atravesar la piel, como sucede en una fractura abierta, o quedar detenidos en la piel, en el caso de una fractura cerrada.