Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hiebas perennes, estoloníferas, escaposas. hojas ternadas, la mayoria en roseta basal, estipuladas, largamente pecioladas. Flores pentámeras, en cimas terminales, rara vez solitarias, con epicáliz. Receptáculo hemisférico, acrescente, giboso o ovoideo en la fructificación. Androceo con 10-30 estambres. Gineceo con 10-80 carpelos; estilos laterales. Fruto poliaquenio. Aquenios dispuestos sobre el receptáculo carnoso.

 

Flora Iberica: Plantas herbáceas, perennes. Rizomas cubiertos por los restos de hojas y estípulas; estolones, que a veces faltan, epigeos, ± desarrollados, que enraízan en los nudos, donde nacen hojas arrosetadas; entrenudos de los estolones con o sin una bráctea (estolofilo); tallos fértiles simples, a veces bifurcados, ± erectos, anuales. Hojas agrupadas en falsas rosetas, trisectas, con los segmentos ± ovales o rómbicos, dentados por lo general en los 2/3 superiores –en algunas formas de cultivo, reducidas a un solo segmento–; pecíolos largos; estípulas ± soldadas al pecíolo, con la parte libre ± linear-lanceolada. Inflorescencias en cima –dicasial o monocasial– racemiforme o ± umbeliforme, con brácteas; pedicelos reflejos o erectos en la fructificación. Flores hermafroditas o funcionalmente unisexuales. Receptáculo pateniforme, con la zona axial convexa o ligeramente cónica, acrescente, carnosa en la fructificación, glabra o pelosa, y a veces con una corona de pelos en la base. Sépalos 5 –con frecuencia más, en las especies cultivadas–, de lanceolados a oval-lanceolados, en general enteros, ± acrescentes, erectos, patentes o reflejos en la fructificación; calículo con 5 piezas –con frecuencia más, en las especies cultivadas–, más estrechos que los sépalos, enteros o, a veces, bífidos, ± acrescentes. Pétalos 5 –a veces más, en las especies cultivadas–, en general mayores que los sépalos, obovados, no escotados, con la uña corta, blancos, blanco-verdosos o de color crema, –a veces rosados o ± rojizos, en especies no ibéricas–. Estambres 10-20. Carpelos numerosos, libres entre sí, implantados en la zona axial del receptáculo; estilos laterales, caducos; estigmas engrosados. Fruto en poliaquenio; aquenios, ovoides o subpiriformes, sin eleosoma, ± hundidos o no en alvéolos de la zona axial del receptáculo, que se vuelve carnosa y suculenta en la madurez (eterio).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.