Psicol.

La circunstancia que obliga a alguien a obrar en consonancia con ella y en contra de la voluntad propia.