Med.

Se aplica a la capacidad funcional que persiste después de una lesión o enfermedad importante.