Se aplica a la producción y acción de las células que luchan contra la enfermedad o la infección.