Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas anuales o perennes, a veces con la base leñosa. Hojas sentadas, formando con las estípulas verticilos de 4-12 piezas. Flores hermafroditas, a veces unisexuales. Inflorescencia generalmente cimosas, a veces reducids a verticilos o flores en glomérulos axilares. Cáliz ausente. Corola rotácea o infundibuliforme, con 4 lóbulos. Androceo con 4 estambres; anteras ovoideas u oblongoideas, exertas. Estilos 2, estigma capitados. Fruto seco o ligeramente carnoso, dídimo, con 1 semilla por mericarpo, glabro o pubescente.

 

Flora Iberica: Sufrútices o hierbas perennes, a veces cespitosas o pulvinulares, a menudo estoloníferas o rizomatosas, con frecuencia trepadoras, o bien hierbas anuales. Tallos simples o ramificados, glabros y lisos o bien retrorso-escábridos, retrorsoescabriúsculos, papilosos o variadamente pelosos, con nudos por lo general con glándulas mazudas hacia la parte adaxial de las bases foliares. Hojas formando con las estípulas verticilos de 3-11(12), sésiles, atenuadas o apenas pecioladas, con 1 ó 3 nervios, glabras o con indumento variable, con márgenes lisos, retrorsos o antrorso-escábridos, escabriúsculos, papilosos o variadamente pelosos, a veces con glándulas epidérmicas hinchadas y alargadas hacia la parte distal del envés. Inflorescencia subumbeliforme, terminal, obovoide, con (2)3 ramas, o bien paniculiforme, obovoide, ovoide, oblonga o piramidal, multiflora, con ramas opuestas, menos frecuentemente en cima simple o compuesta y pauciflora, o bien cilíndrica, con flores o cimas geminadas axilares; inflorescencias parciales cimosas, en glomérulo, corimbiformes o umbeliformes, pedunculadas o sésiles, bracteadas, las de último orden con 2-3 flores, rara vez más. Brácteas en las inflorescencias de primer orden en verticilos de (1)2-11(12), foliáceas, disminuyendo progresivamente de tamaño. Flores hermafroditas, rara vez también unisexuales masculinas –plantas andromonoicas– o estériles, actinomorfas, homógamas o proterandras, tetrámeras –excepcionalmente trímeras, pentámeras o hexámeras–, ± pediceladas, con menor frecuencia sésiles, sin bractéolas o, si existen, no se dan en todas las flores o cimas. Cáliz inexistente. Corola rotácea –a veces con lóbulos erectos–, acopada, craterimorfa, campanulada, tubulosa o infundibuliforme, con (3)4(6) lóbulos agudos –rara vez obtusos o cuculados–, a veces apiculados, por lo general papilosos en la cara adaxial y en ocasiones con glándulas epidérmicas cerca del ápice de la cara abaxial, glabra o pelosa, blanca, con menor frecuencia amarillenta, verdosa, rosada, rojiza o violeta. Androceo con (3)4(5) estambres alternipétalos; filamentos glabros, insertos cerca de las escotaduras de la corola; anteras por lo general oblongas, dorsifijas o casi. Estilo 1, con 2 ramas generalmente subiguales, a veces dividido desde la base aparentando ser doble, muy excepcionalmente con 3 ramas, rodeado en la base por 2 nectarios carnosos anulares; estigmas globosos, capitados u oblongos. Fruto en esquizocarpo, con (1)2 mericarpos. Mericarpos secos, oblongos, ± globosos, subreniformes u ovoides, a veces cilíndricos y ± curvos al madurar o elipsoidales, glabros y con superficie lisa, rugosa, papilosa, granulosa, mamilífera o escabriúscula, o bien homogénea o heterogéneamente pelosos, con pelos setoso-uncinados, uncinulados, híspidos, pubérulos, hirsutos o vilosos. x = 10, 11, 12.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.