Del gr. γαμετής, -ον; al. "Gamete", f.; port. según Quintanilha, "gameta" m. Bot. Biol. Gen.

El significado prístino que se dió a esta voz se deduce claramente de los siguientes párrafos de Strasburger; «En la descripción precedente he designado con el nombre de esporas las producciones formadas en el seno de las cavidades de la Acetabularia, debido a que merecen tal nombre en virtud de ser el término asexuado de una generación lograda por vía sexual (Sachs, Lehrbuch). Sin embargo, como esas esporas van a producir corpúsculos móviles que actúan sexualmente, he de esquivar designarlas como esporangio, y que éstos producen esporas, no corpúsculos sexuados. Estos corpúsculos son más bien comparables al espermatozoide y al óvulo de aquellas plantas en que la diferenciación sexual ha logrado un estado más avanzado de desarrollo. No me atrevo a llamarles espermatozoide y óvulo, ni tampoco óvulos móviles «schwärmende Eier», como ya se ha hecho, por que tales conceptos implican mayor diferenciación sexual. En suma, aclarado por completo su comportamiento en la Acetabularia mediterranea, me permito proponer para esos corpúsculos móviles el nombre de gámetas (Gameten). La espora que los engendra no se transforma en un esporangio, sino en un gametangio (Gametangium). El producto del acoplamiento de los gámetas podría llevar el nombre de zigoto (Zygote), Strasburger en Botan. Zeit. (1877) (F. Q.). Se aplica a la célula haploide, diferenciada sexualmente y destinada a tomar parte de un proceso de fecundación. Los dos gámetas que se unen pueden ser morfológicamente semejantes, y entonces se denominan isogámeta o bien marcadamente diferenciados, en cuyo caso heterogámeta. La célula, por regla general uninucleada, que resulta de una fusión, se llama huevo o zigoto. Un gámeta móvil se dice planogámeta o zoogámeta; si carece de órganos de locomoción es un aplanogámeta (R. M.). En genética, el elemento o célula reproductora sexuados, en principio, con el número reducido de cromosomas. Secundariamente, los gámetas pueden tener el número no reducido (sin meyosis previa) de cromosomas. La unión de dos gámetas complementario da el huevo. En ciertos casos un gámeta puede desarrollarse por sí solo, por desarrollo apomíctico, por ejemplo, por partenogénesis (J. H. y S.): ver definición de gameto; fr. «gamète» m. ingl. «gamete» m. ital. «gamete» m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.