La suspensión coloidal, de aspecto sólido, que ha perdido líquido por diversos medios, formada a partir de sales. En medicina, el coloide firme aunque contenga una cantidad elevada de líquido, se utiliza en muchas medicinas como demulcente, vehículo de otros fármacos, antiácido o astringente, dependiendo del fármaco del que proceda.