De geloide, y -cola, adj. Bot.

Calificativo ecológico aplicado por Gola (1905) a las plantas propias de suelos impregnados de soluciones muy diluidas, como ocurre en los terrenos silíceos. La razón de este nombre está en la importancia que asumen los coloides en el metabolismo de esos suelos. La flora de los robledales de Quercus robur y de los hayedos suele, por ejemplo, encontrarse en este caso (HV.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.