De la raíz del lat. genus, der. del gr. γένος, m. Biol. Gen.

Unidad de herencia, compuesta de DNA (ADN). En genética clásica (ver mendelismo; leyes de Mendel), un gen está considerado como una pequeña partícula que forma parte de un cromosoma, y que determina un característica particular, puede darse en diferentes formas, alelo, que determinan el aspecto externo o visible; por ejemplo, una talla alta o baja, por lo que se refiere al la altura del individuo. Ocupa una posición específica (un locus) dentro del cromosoma que no permite la ruptura por recombinación (meiosis) o que puede sufrir mutación, y ambas formas pueden reconocerse como un simple par de bases de una secuencia de nucleótidos, del DNA, como unidad de función permite ser definido como la secuencia de nucleótidos relacionados con una función específica, como la síntesis de una cadena polipeptíca particular del código genético, uno o más estructurales, que codifican para una proteína, pueden estar asociados con otros genes que, a su vez, controlan su expresión (ver operón).
Nombre establecido por Johansen, en sus Eiemente der exakten Erblichkeitslehre, 1909, el gen es la unidad genética elemental contenida en los cromosomas, esto es, factor genético. Unidad hereditaria que se transmite por las células germinales y que por su interacción con los restantes genes del organismo y con el citoplasma gobierna el desarrollo de un carácter. Es la base material de la herencia, una a modo de partícula elemental genética, están en los cromosomas; también se admite, sin embargo, que puede hallarse en el citoplasma (plasmatogenes o plasmagenes, plasmatogén). Los genes actúan a manera autocatalizadores, y se duplican en cada división cromosómica. Su acción en la fenogénesis, o realización de los caracteres fenotípicos, es también esencialmente catalítica; y se ha demostrado que en muchos casos actúan por medio de enzimas producidos en la célula por obra de los genes. En cuanto a su naturaleza, de carácter protídico, nucleoproteídico, constituido posiblemente por proteína y ácido nucleico. Tanto por sus propiedades autocatalíticas como por su composición, a veces se comparan con los virus (J. H. y S.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.