Del lat. genitālis, m. pl. Anat.

Se aplica a las partes externas del aparato genital tanto masculino como femenino; órganos sexuales externos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.